lunes, 17 de julio de 2017

Àngel de la Guarda


Tú, mi ángel, 
mi amigo del cielo
que me has guido a la tierra
y me conducirás a la puerta de la muerte
a la morada espiritual del alma humana.

Tú, mi ángel,
no dejes de iluminarme fortalecerme y aconsejarme,
a fin de que salga del fuego
que teje el destino tan resistente como el crisol.
Para que aprenda a compenetrarme 
cada vez más 
con los fines divinos del mundo.

Oración del Ángel de la Guarda ofrecida por Rudolf Steiner
*******************
Rayo de sol en el banco delante de la Bodega en la Pousa


No hay comentarios:

Publicar un comentario